17 oct. 2017

Los polisacáridos [Nutrición y alimentación]


La estructura de los hidratos de carbono responde a la siguiente fórmula química: Cn(H2O)n.

Cada letra representa un elemento. Por ejemplo, la C al carbono, la H hace referencia al hidrógeno, la O al oxígeno y por último, la n equivale al número de veces que se repetiría la relación para la formación de una molécula de carbohidratos más o menos compleja.

Podemos dividir a los hidratos de carbono en tres tipos: monosacáridos, disacáridos y polisacáridos. Vamos a centrarnos en la siguiente entrada en los polisacáridos.



Los polisacáridos

Los polisacáridos están constituidos por muchos monosacáridos, desde 11 hasta miles, y la mayor parte de hidratos que aportamos al organismo suelen ser de esta forma. Los polisacáridos son largas cadenas de moléculas simples de carbohidratos y según la unión de sus enlaces químicos, el organismo podrá romperlos gracias a las enzimas digestivas o no realizarlo.

Si esto ocurriese, podríamos clasificar los polisacáridos en tres grupos: digeribles, parcialmente digeribles y no digeribles.

Digeribles. En este grupo encontramos el glucógeno (reserva energética de los animales) y los almidones o féculas (reserva energética de los vegetales)

Parcialmente digeribles. El más conocido es la insulina, la cual se encuentra en frutas y vegetales. Su consumo es muy recomendable.

No digeribles. Encontramos insolubles (celulosa) y solubles (gomas y mucílagos). Los humanos no pueden digerirlos pero si los animales herbívoros.     


Volver

0 comentarios:

Publicar un comentario