27 ene. 2019

Principio de progresión [Entrenamiento deportivo]



Cuando practicamos algún deporte de forma continuada, ya sea en una sesión de entrenamiento o durante un tiempo determinado durante días, nuestro cuerpo sufre una serie de cambios y sin una recuperación adecuada puede producirse sobreentrenamiento, fatiga o incluso lesiones. Existen varios principios de entrenamiento como los principios de variedad, de desarrollo multilateral, de repetición, de reversibilidad, etc. En esta entrada vamos a tratar el principio de progresión.


Principio de progresión [Entrenamiento deportivo]

Como vimos en la ley del umbral, para que se produzca una adaptación el estímulo debe superar un umbral mínimo de esfuerzo, ya que si no es a la intensidad adecuada no se producirá mejora o incluso se puede perder. Además, existen diferentes principios de entrenamiento. Ya vimos el principio de sobrecarga (se debe entrenar a un nivel o carga por encima del umbral sin superar nuestra máxima tolerancia) y ahora toca tratar otro principio en donde también son importantes las cargas de entrenamiento, el principio de progresión.

En el principio de progresión se produce una elevación gradual de las cargas a lo largo del programa de entrenamiento, es decir, existe una progresión en las cargas que puede ser:
- Aumentando la frecuencia de entrenamiento. Por ejemplo, aumentando los días de entrenamiento.
- Aumentando el volumen de entrenamiento. Por ejemplo, realizando mayores distancias, repeticiones, series, etc.
- Aumentando la intensidad del estímulo. Por ejemplo, añadir mayor carga, velocidad, etc.
- Aumentando la densidad del estímulo. Se juega con el tiempo de trabajo y tiempo de descanso, es decir, si reducimos los descansos el ejercicio ganaría en dificultad. 

Imagen 1. Progresar en las cargas de diferentes modos es imprescindible en este principio. 



Volver

0 comentarios:

Publicar un comentario