12 may. 2018

Síndrome General de adaptación [Entrenamiento deportivo]

La adaptación deportiva como vimos en la entrada sobre la misma, estaba regulada por tres leyes: la ley del umbral, el síndrome general de adaptación y la Ley de Supercompensación. Ya comentamos la ley del umbral y ahora, nos centraremos en la segunda ley, el SGA (síndrome general de adaptación).   



La Ley del Síndrome General de Adaptación (SGA) [Entrenamiento deportivo]

Vamos a imaginar una situación en donde vamos a realizar una sesión de entrenamiento de carrera para explicar esta ley, la cual se divide en tres partes o fases:

Fase 1: Fase alarma o alerta. Cuando comenzamos a realizar actividad, en el caso del ejemplo, nuestro organismo recibe un estímulo, una carga o estrés que hace que nuestro organismo cambie y sufra un desequilibrio debido a ese agente estresante. Nuestro organismo responde realizando los ajustes que cree necesarios para volver al equilibrio anterior. Por ejemplo, la frecuencia cardiaca puede darse el caso que cuando comenzamos a correr se eleva rápidamente y luego se estabiliza si mantenemos un ritmo constante.

Fase 2: Fase de adaptación o resistencia. El organismo o sujeto aguanta la acción del agente estresante y mantiene el esfuerzo durante un tiempo determinado hasta que comenzaría la última fase.      

Fase 3: Fase de agotamiento o fatiga. Cómo es lógico, con el estímulo mantenido en el tiempo llega un momento en el cual el sujeto no puede mantenerlo y se produce la fatiga.

En definitiva, cuando vayamos a entrenar tenemos que saber cómo puede actuar nuestro organismo ante los diferentes estímulos y controlar mucho ese momento en donde la fatiga aparece en la fase 3 para saber cuándo debemos parar para no tener una lesión.
Imagen 1. Cuidado con la fase 3.




Puedes volver a la sección de Principios de Entrenamiento correspondiente a nuestra temática de Entrenamiento Deportivo en el siguiente enlace: 

0 comentarios:

Publicar un comentario