6 ene. 2018

Los polisacáridos digeribles [Nutrición y alimentación]


En anteriores entradas hablamos de los tres tipos de hidratos de carbono: monosacáridos, disacáridos y polisacáridos. Ahora nos centraremos en este último tipo, concretamente en los polisacáridos digeribles.



Los polisacáridos digeribles

En el grupo de polisacáridos digeribles encontramos el glucógeno (reserva energética de los animales) y los almidones o féculas (reserva energética de los vegetales). Vamos a comentar cada uno de ellos.

Los almidones.

Los Almidones forman parte de la reserva energética de los vegetales, principalmente de féculas (patata), legumbres y cereales. Están constituidos por cadenas de moléculas de glucosa largas, unidas entre sí y que según su configuración pueden ser de dos tipos: amilosas (cadena recta) y amilopectina (cadena ramificada).

Según el tipo de cadena, el almidón puede tener una velocidad de absorción más o menos lenta, explicando el índice glucémico de los alimentos de este tipo (procedencia vegetal).

Las enzimas digestivas rompen esas cadenas para transformarlas en moléculas de glucosa para que se absorban.

Imagen 1. Los cereales. 
El glucógeno.

El glucógeno forma parte de la reserva energética de los animales y se almacena en el músculo y el hígado. Nuestro cuerpo lo utiliza del hígado para mantener la concentración adecuada de glucosa en sangre entre ingestas. En cambio, el glucógeno muscular sirve de fuente de glucosa de fácil acceso para los músculos en situaciones de esfuerzo o práctica deportiva.

Cuando nuestro cuerpo necesita obtener energía, el glucógeno muscular y hepático se reparte para formar nuevamente moléculas de glucosa. De este modo, cuando ingerimos carbohidratos nuestros depósitos de glucógeno aumentan, mientras que cuando realizamos ejercicio intenso, actividad prolongada o ayuno, disminuyen.     

Cuando no se produce ingesta de glúcidos, adquiere gran importancia para el cerebro esta reserva, para poder mantener niveles adecuados de glucosa en sangre.


Volver

0 comentarios:

Publicar un comentario