10 oct. 2020

Estrategias contra la indefensión en el deporte de base [Psicología deportiva]

Todos necesitamos percibir que con nuestras acciones podemos controlar lo que estamos realizando en el deporte, lo que nos importa, siendo la percepción de control la base de la autoconfianza y un aspecto primordial de la fortaleza psicológica. Por otro lado, se encuentra la indefensión aprendida, en donde la persona o, en este caso, el joven deportista se siente indefenso ante la situación producida en el deporte. En la siguiente entrada de Psicología deportiva, vamos a comentar una serie de estrategias para compensar la indefensión de los jóvenes durante la práctica.


Estrategias para compensar la indefensión de los jóvenes en el deporte base [Psicología deportiva]

La etapa de la niñez y la adolescencia son vulnerables a la indefensión ya que los jóvenes no suelen lograr los resultados deportivos que buscan pese a su trabajo debido a que no depende de ellos únicamente. El problema comienza con una relación errónea entre las acciones realizadas y sus consecuencias. Por ejemplo, un niño de un equipo de fútbol va a entrenar con su equipo toda la semana con la ilusión de poder jugar el partido del fin de semana y luego, no juega. Existe una gran probabilidad de que aparezca la indefensión aprendida.

Para compensar la indefensión se debe fomentar que controlen sus propias acciones. Para ello se pueden realizar estrategias como las siguientes:
Desarrollar recursos que les permitan controlar mejor las demandas deportivas.
Exigirles cosas que pueden controlar.
Explicar y concretar de modo adecuado las acciones que deben ejecutar y evaluar su rendimiento en función de sus acciones con independencia de los resultados.

Para contrarrestar el interés de los jóvenes hacia los resultados, buscaremos trasladarlo hacia las acciones que pueden controlar. Por ello, sería conveniente que los entrenadores vinculen los resultados a las acciones específicas que contribuyen a ello, independiente de los resultados. Los entrenadores deben destacar las acciones de los deportistas para fomentar el control, pero igual debe ocurrir con los padres.

Si nos encontramos con un caso en donde un niño/a tiene un considerable caso de indefensión aprendida, debemos buscar la forma de recuperarlo centrándonos en algún aspecto que pueda controlar. Por ello, puede llegar a ser imprescindible la intervención del psicólogo deportivo para recuperar a estos jóvenes.

Cuando educamos en el deporte es fundamental desarrollar la percepción de control y evitar la indefensión. Es de suma importancia que enseñemos los educadores, entrenadores, monitores o similares, a desarrollar acciones en donde la concentración, el esfuerzo, la constancia, la actuación controlado, la cooperación, etc.

Debemos de tener claro que resulta fundamental ocuparse de lo que se puede controlar y no perder el tiempo en lo que no se puede. De este modo, los jóvenes se convertirán en el futuro en adultos más competentes en cualquier ámbito de sus vidas.

Ahoya, ya sabes. ¿Has pensado alguna vez en cómo pueden sentirse tus jugadores cuando ven que pese a su esfuerzo no son reconocidos? Comienza a trabajar estrategias para que aprendan a controlar sus emociones y así, la indefensión es más probable que permanezca alejada de sus vidas.

Imagen. El entrenador debe enseñar al niño a controlarse, no a aumentar su indefensión.  


Puedes volver a la sección sobre el Deporte en los jóvenes en el siguiente enlace:

Volver

0 comentarios:

Publicar un comentario