25 sept. 2020

La motivación compensada [Psicología deportiva]

A continuación traemos en nuestra sección de Psicología deportiva el concepto de la motivación compensada; es decir, un concepto fundamental para todo aquel entrenador, maestro, monitor o similares que pretendan sacar el máximo rendimiento de sus jóvenes deportistas.


La motivación compensada ¿Es mejor ganar o superarse?  [Psicología deportiva]

En edad escolar, muchos jóvenes deportistas relacionan su motivación con los resultados y retos, es decir, buscan ganar y para ello se esfuerzan y son ambiciosos. Por otro lado, si no lo van consiguiendo o son del grupo que suelen perder, pueden desanimarse y poco a poco dejar el deporte practicado.

En un estudio de Duda y Balaguer (2007) se mostraba que cuando no se producían los logros deseados se podría provocar estrés, ausencia de la satisfacción, lesiones, abandono e incluso dopaje o trastornos psicopatológicos. Por ello, una motivación que se centra en los resultados será una motivación de riesgo, aunque es difícil eliminar esa tendencia. El riesgo real no está en que existan los logros como motivación para los jóvenes, sino que sea el único tipo como indicador de satisfacción. Debemos compensar esa tendencia con otra motivación paralela, pero centrada en los retos y resultados respecto a uno mismo, es decir, sus logros personales.
Imagen 1.Si enfocamos mal el deporte, estas serán las consecuencias. 

Por ejemplo, establecemos unos objetivos independientemente del resultado a nuestros jugadores, los analizamos y evaluamos para que se les reconozcan sus nuevos logros. Imagina una situación en donde animas a tus jugadores de tu equipo a que, a pesar de no sean hábiles con la pelota, intenten avanzar con ella un numero de pasos antes de pasarla, olvidándose de si van perdiendo o pueden equivocarse. Solo valorarás las veces que lo intenten. De este modo, el jugador va percibiendo que el entrenador valora sus progresos.

Los entrenadores deben centrarse en objetivos enfocados en la ejecución de acciones técnicas y compararlas frente a otros deportistas para aumentar su autoconfianza, la percepción de control y la motivación. Así, el joven tendrá una motivación más compensada respecto a aquel jugador que está acostumbrado a ganar, pero que en un futuro será mucho más vulnerable y puede abandonar incluso el deporte debido a no haber desarrollado este tipo de motivación.

Es inevitable antes de concluir esta entrada que los padres tienen un papel fundamental. Deben ser conscientes de que el entrenador busca que los chicos/as mejoren respecto a sí mismos, no en ganar partidos. Eso se irá consiguiendo poco a poco. La comunicación entre el entrenador y los padres es clave.

Imagen 2. Informa a los padres sobre tus objetivos al inicio de cada temporada. 

¿Habías pensado en enfocar tus partidos de modo que valoras más el proceso y la superación de tus jugadores que conseguir un resultado? Lo importante es que los chicos/as disfruten realizando lo que les gusta. No les quites esa ilusión.  

Bibliografía: Duda, J.L. y Balaguer, I. (2007). The coach-created motivational climate. En D. Lavalee y S. Jowett (eds.). Social Psychology of Sport. Champaign, ILL: Human Kinetics.


Puedes volver a la sección sobre el Deporte en los jóvenes en el siguiente enlace:

0 comentarios:

Publicar un comentario