28 jun. 2020

El sarcolema y sarcoplasma [Entrenamiento personalizado]

Continuamos hablando sobre la estructura y organización de los músculos. En esta entrada continuamos ampliando los contenidos sobre la fibra muscular y sus capas (endomisio, perimisio y epimisio), concretamente vamos a tratar el sarcolema y sarcoplasma.



   
El sarcolema y sarcoplasma  [Entrenamiento personalizado]

En una anterior entrada hablamos de la fibra muscular y sus capas. En una de ellas, en el endomisio, a nivel inferior y rodeando a cada fibra muscular encontramos una fina membrana plasmática, el sarcolema, que tiene como funciones las siguientes:
  • Transmitir una onda electroquímica de despolarización sobre la superficie de la fibra muscular.
  • Aislar unas fibras musculares de otras durante la despolarización.
  • Fusionarse con el endomisio.
  • Contiene dentro de su membrana basal unas células satélite que se encargan de funciones de regulación en el crecimiento muscular.
Dentro de la fibra muscular, en sus espacios, se encuentra un líquido gelatinoso, el sarcoplasma, que contiene lípidos (grasas), enzimas, núcleos, glucógeno, mitocondrias y otros orgánulos.

Además, en el sarcoplasma se almacena gran cantidad de mioglobina (para transportar oxígeno), glucógeno (para utilizarlo como energía) y túbulos transversos o túbulos T interconectados (para transportar ciertas sustancias como glucosa, oxígeno o iones).

También, dentro de la fibra muscular existe un complejo sistema longitudinal de túbulos que almacena iones de Calcio, conocido como retículo sarcoplasmático, el cual profundizaremos en futuras entradas.
Imagen 1. Sarcolema y sarcoplasma en la fibra muscular. 





Puedes volver a la sección sobre el aparato locomotor en el siguiente enlace:

0 comentarios:

Publicar un comentario