9 jul. 2020

Ser un buen profesor [Contextos educativos]

Aunque ser un buen profesor es realmente más fácil decirlo que hacerlo, vamos a continuar con nuestra temática de la acción tutorial y la necesidad de la misma para facilitar ese proceso de enseñanza-aprendizaje en el alumnado. En esta entrada vamos a hablar un poco, porque se hará en futuras entradas más detenidamente, sobre cómo ser un buen profesor.




Ser un buen profesor [Contextos educativos]

Para ser un buen profesor es necesario potenciar y favorecer perfil del profesor-tutor para poder aportar ayudas y soluciones al alumnado tanto de modo individual como grupal. Para ser un buen profesor debes desarrollar estrategias reales de actuación psicopedagógica estableciendo relaciones personales entre los estudiantes, las familias y el profesorado.

Un buen profesor sabe negociar y resolver conflictos que le aparecen en el Centro, valorando positivamente con gran entusiasmo su función de tutor con los alumnos. Sabe que puede hacer más por ellos, no solo académicamente, sino también de modo personal e incluso profesional.

Un buen profesor ayuda al alumno a obtener su aprendizaje, y esto será más fácil si el alumno desarrolla los aspectos de su personalidad. Para ello, el profesor motiva, refuerza, corrige y orienta en todo lo necesario.

Un buen profesor muestra empeño, dedicación y entrega en sus actuaciones tutoriales, llegando de este modo a su alumnado, familias y resto de profesorado. 
Imagen 1. Un buen profesor orienta no solo académicamente. 






Puedes volver a la sección sobre la acción tutorial en el siguiente enlace:
Volver

0 comentarios:

Publicar un comentario