13 abr. 2019

El género como factor de riesgo [Seguridad deportiva]


Las lesiones se producen debido a desequilibrios entre un esfuerzo que se quiere realizar y la capacidad para llevarlo a cabo al existir una sobrecarga sobre un organismo sano, o bien, una carga sobre un organismo disminuido. Ya hemos visto en anteriores entradas que las lesiones pueden producirse por factores intrínsecos o extrínsecos. En la siguiente entrada vamos a tratar un factor intrínseco: el género.  




El género como factor de riesgo que favorece la aparición de lesiones [Seguridad deportiva]

Encontramos lesiones más frecuentes en hombres y otras en mujeres. En los últimos años, el fútbol femenino se ha convertido en un deporte más popular. Las mujeres presentan unas características diferentes como:
-       Características anatómicas diferentes como mayor anchura de la pelvis que la hace más propensa a tener valgo, mayor lordosis lumbar e hiperextensión de rodilla.
-       Mayor laxitud ligamentosa.
-       Menor porcentaje de musculatura.
-       Hormonal.
-       IMC diferente ya que tiene tendencia a acumular más grasa.

Según Schmitd-Olsen y cols. (1991), la proporción hombre-mujer en edades juveniles y niveles similares de exposición es 1:2, es decir, las mujeres son mucho más propensas a lesionarse, aunque las fracturas se producen en la misma proporción.

En torno a un 25% de las lesiones son recaídas en la misma localización. Esto puede ser debido a déficits de fuerza, de control de movimientos, aumento de laxitud, etc. que son secundarios a la lesión anterior (Steffen y cols., 2008).

El esguince es la lesión predominante en las mujeres debido a la carrera, saltos, regates, etc. Además, la lesión de ligamento cruzado de la rodilla es un 60% más común en mujeres. La lesión de isquiotibiales se encuentra hasta un 25%, siendo en la élite en torno al 10%. Los desgarros o roturas fibrilares son más frecuentes en hombres.

Imagen 1. Encontramos lesiones más frecuentes en mujeres. 

Bibliografía:

Schmitd-Olsen, S., Jorgensen, U., Kalund, S. y Sorensen, J. (1991). Injuries among young soccer players. American Journal of Sports Medicine, 19(3), 273-275.

Steffen, K., Myklebust, G., Olsen, O. E., Holme, I., & Bahr, R. (2008). Preventing injuries in female youth football-- a cluster-randomized controlled trial. Scandinavian Journal of Medicine & Science in Sports, 18(5), 605–14.




Volver

0 comentarios:

Publicar un comentario