26 ene. 2020

La conservación de alimentos [Ciencias Naturales]

Si observas un alimento que dejamos fuera de la nevera durante un tiempo determinado, incluso en el mismo día, observarás como comienza a deteriorarse perdiendo sus propiedades nutritivas e incluso puede llegar a contaminarse con microorganismos patógenos llegando a provocar su consumo diversas enfermedades. Para evitar esto, se han desarrollado métodos de conservación de los alimentos. Vamos a verlos en la siguiente entrada de nuestra sección sobre salud y hábitos saludables del área de Ciencias Naturales.




La conservación de alimentos [Ciencias Naturales]

Como hemos indicado en la introducción, la conservación de alimentos resulta fundamental para mantener en buen estado los alimentos y, con ello, sus características nutritivas. Encontramos diversos tipos de conservación de alimentos:

Conservación por calor: se aplica calor al alimento, es decir, altas temperaturas para destruir microorganismos patógenos que pueden alterarle. Como métodos de conservación de calor destacamos la esterilización y pasteurización. Algunos alimentos a los que se le aplican este tipo de conservación son las conservas vegetales, caldos preparados, los zumos y la leche.

Conservación por frío: se aplica frío al alimento, es decir, se busca reducir o ralentizar el papel de los microorganismos patógenos. Como métodos de conservación de frío destacamos la congelación y refrigeración. Algunos alimentos a los que se le aplica este tipo de conservación son la carne, pescado o las verduras, es decir, productos frescos.

Conservación por deshidratación o secado: se busca eliminar el agua de los alimentos para que los microorganismos no actúen en ambientes secos, por ejemplo, exponiendo los alimentos a la luz solar. Algunos alimentos a los que se le aplica este tipo de conservación son las sopas en sobre, el café, el té, las pasas o el jamón.

Conservación por aditivos conservantes: se añade a los alimentos sustancias para modificarlo (su color, textura, el sabor, etc.) e impedir la acción de los microorganismos patógenos. , se busca reducir o ralentizar el papel de los microorganismos patógenos. Como métodos de conservación por aditivos conservantes destacamos:
  • Salazón: consiste en añadir sal. Algunos ejemplos de alimentos de este tipo son los arenques, la mojama y el bacalao.
  • Mermeladas: consiste en añadir azúcar. Algunos ejemplos de alimentos de este tipo son las mermeladas de frutas.
  • Escabechado: consiste en añadir vinagre. Algunos ejemplos de alimentos de este tipo son las sardinas y los boquerones.
  • Químicos: consiste en añadir aditivos químicos, Algunos ejemplos de este tipo son los conservantes, que se utilizan para la conservación de casi todos los alimentos desde productos precocinados a frescos.
Imagen 1. Conservación de alimentos por frío. 





Puedes volver a la sección de salud y hábitos saludables en el siguiente enlace:
Volver

0 comentarios:

Publicar un comentario